Cercador de Notícies
Calendari de notícies
06/01/2010 Ultima Hora Ibiza Julio Herranz

«Lo que buscaba era rescatar la memoria de una gente completamente olvidada»

Artur Parrón publica en Edicions Documenta Balear el libro de investigación 'L'exili balear a Mèxic'.

Edicions Documenta Balear, con la colaboración del Institut d'Estudis Baleàrics (IEB), acaba de publicar en su colección Menjavents L'exili balear a Mèxic, un amplio, riguroso y paciente trabajo de Artur Parrón (Eivissa, 1973), del que no se sabe aún la fecha de presentación. «Son cosas de la editorial y del Institut; estoy pendiente de ellos. Espero que este mes hagamos algo; no sé si en Eivissa, pero por lo menos en Mallorca», apuntó ayer a este periódico el historiador ibicenco residente en Formentera.
Parrón se mostró satisfecho con un trabajo que definió «más bien como un diccionario de nombres. Lo que yo buscaba era rescatar la memoria de una gente completamente olvidada, que ni siquiera en sus pueblos se sabía de ellos». Aunque junto al grueso de ciudadanos más o menos anónimos, aparecen algunas figuras destacadas, como el antropólogo ibicenco Àngel Palerm o el político mallorquín Antoni M. Sbert.
«Sin prisas»
Ilustrado con fotografías y documentos, el ensayo es el resultado de un proceso en el que su autor ha empleado un tiempo considerable. «Empecé la investigación cuando estaba en México, y hace cinco años que regresé a Formentera. Lo he ido escribiendo sin prisas, porque no era ningún encargo, lo que me ha permitido ir encontrando más gente», señaló Parrón, añadiendo: «Es curioso, gracias a internet he encontrado más descendientes de Balears desde Formentera que en el propio México, donde me costaba bastante, porque es complicado moverse en una ciudad de veinte millones».
En el capítulo dedicado a L'exili eivissenc a Mèxic, el autor precisa que, según los datos extraídos de diversos archivos, en 1939 se refugiaron en México doce ibicencos. «Algunos llegaron directamente en alguna de las expediciones que salían de Francia; otros, tras una escala en algún país, como la República Dominicana. México fue el destino definitivo de la mayoría; sólo tres estuvieron de paso, antes de instalarse en Argentina: Pere Torres y el matrimonio formado por Joan Medina Tur y Lluïsa Oliver», precisa Parrón, relatando las peripecias vitales de la docena en cuestión: Emilio García Riera, Joan Medina Tur y Lluïsa Oliver Ramon, Antoni Palerm Torres, Josefa y Àngela Vich Mayans, Antoni M. Palerm Vich, Joan Antoni Palerm Vich, Àngel Palerm Vich, Maria Riera Felicó, Pere Torres Torres y Just Tur Puget.
Parrón destaca que «la primera característica peculiar del exilio en Mèxico es la ausencia de refugiados originarios de Formentera. Sólo Pere Torres Torres, natural de Sant Carles, se encontraba en aquella isla al comienzo de la guerra, ejerciendo de maestro y participando en el comité revolucionario municipal de Sant Francesc. Formentera, isla tradicional de marineros y emigrantes, había enviado a sus hombres principalmente a países de América del sur y a Cuba».
Otra singularidad del grupo ibicenco exiliado en México, «que la distingue del mallorquín y del menorquín, es que la práctica totalidad de los refugiados vivían en la isla al comienzo de la Guerra Civil. Solamente Maria Riera Felicó vivía en la Península». O que dos tercios del conjunto de ibicencos eran hombres, y la mayoría de ellos jóvenes.


Veure notícia




Recomanar
Comentar
Comentaris (0)