Cercador de Notícies
Calendari de notícies
25/12/2009 Diario de Mallorca Joan Riera

Nadal de la mano de Mary Stuart (II)

Resumen de lo publicado (quienes leyeron el artículo anterior pueden saltarse este párrafo). La escritora escocesa Mary Stuard Boyd, su marido y su hijo pasaron la Navidad de 1909 en Mallorca. En los días previos se asombraron con los preparativos, exclusivamente gastronómicos, de la fiesta religiosa. De la estancia de seis meses en las islas nació The Fortunate isles; life and travel in Majorca, Minorca and Iviza, que Edicions Documenta Balear ha publicado en catalán.
Los Stuart eligieron la catedral para celebrar las matines. Lo primero que sorprendió a la escritora fue que se le acercara un canónigo para comunicarle que no podía permanecer con su familia debajo del órgano, sino que el sitio de las mujeres estaba al otro lado de la nave: "La zona de l´edifici assignada als homes estava ben proveïda de seients, només un gran quadrat fet d´estores cobria la meitat d´aquell espai en el costat de les dones". La sorpresa de Mary Stuart no lo sería para muchos mallorquines que han vivido la separación de sexos en los templos hasta bien entrados los años sesenta.
La mezcla de clases sociales que se percibía en el interior de la inmensa basílica fue algo inesperado: "Dones d´aspecte ordinari, velles i arrugades, i membres joves i atractius de l´antiga noblesa mallorquina s´agenollaven l´un devora l´altre". Algunos de los asistentes dormían plácidamente "arrupits còmodament l´un amb l´altre com un parell de micos cercant refugi dalt d´un arbre".
Sobre el Canto de la Sibil·la su documentación era deficiente. Primero, porque considera que el cantor representa al arcángel Gabriel y, segundo, porque afirma que el texto, interpretado con "veu melodiosa", era interpretado en castellano. No existe constancia de que la Sibil·la se haya cantado jamás en esta lengua en la Seu y, además, resulta inimaginable que esta circunstancia se diera durante el episcopado de Pere Joan Campins.
A la salida del oficio religioso, cuando regresaban a su casa de Son Espanyolet, "sota la brillant llum de la lluna, tot era silenciós i tranquil". Un adelanto de lo que era el día de Navidad en la isla: "Se´ns havia avisat que el dia de Nadal seria un dia tranquil a Palma: un dia de trobades familiars, de celebracions a casa, en què els carrers estarien deserts". Probablemente, en este aspecto, la fiesta actual es muy parecida a la vivida por los Stuart.

Recomanar
Comentar
Comentaris (0)