Cercador de Notícies
Calendari de notícies
23/12/2009 Diario de Mallorca JOAN RIERA

Nadal de la mano de Mary Stuart (I)

Mary Stuart Boyd (Escocia, 1861-Nueva Zelanda, 1937) fue una escritora británica que a partir de octubre de 1909 pasó unos cinco meses en la isla. A raíz de este viaje dio a la imprenta el libro The Fortunate isles; life and travel in Majorca, Minorca and Iviza, que Edicions Documenta Balear ha publicado en catalán con traducción de Jaume Boada. Es una obra recomendable por las descripciones de la capital, de varios pueblos y de los personajes de la isla.
La estancia de la escritora escocesa incluyó la Navidad y dejó un asombrado relato de cómo se vivía en la Palma hace un siglo. Lo primero que llama su atención es la animación prenavideña, coincidente con la Fira de Sant Tomàs. Las tiendas ofrecían nuevas mercancías, las calles estaban llenas de payeses "regatejant i comprant" y las pastelerías mostraban "caixes grans de cartó rodones, cadascuna de les quals contenia la imitació d´una serp feta de sucre". En la plaza del Mercat, los turrones que se vendían son descritos como "dolços nadius en forma de rajoles llargues".
Lo que más maravilló a los viajeros %u2013Mary Stuart Boyd iba acompañada de su esposo y su hijo%u2013 fue la venta de animales vivos en la Porta de Sant Antoni. Al santo le reprocha que fuera un guarda "irresponsable i insensible", dado el destino que esperaba a los animales y los gritos de los gorrinos cuando cambiaban de manos: "Els porcs, relativament tranquils mentre es trobaven en companyia dels seus antics camarades, en ser separats d´ells començaven a protestar amb tota la seva ànima". En los días antes del sacrificio, las bestezuelas "semblaven viure en el si familiar i eren tractades com a convidats d´honor".
Llegado el último día para pavos y lechonas, los palmesanos, ya alejados de la vida rural, se trasladaban a la Porta de Santa Catalina. Allí, en un "recinte construït de mala manera amb taulons i xarpellera", los propietarios llevaban a sus animales. Dentro, "a la vista de tothom, els porcells eren sacrificats, escaldats amb l´aigua bullent que s´escalfava sobre una foguera, se´ls raspava el pèl i quedaven preparats per a l´olla en un tres i no res".
Compare, si puede, la Navidad de 1909 con la de hoy, en la que el pavo se compra desplumado y relleno y la lechona asada y con una manzana en la boca.

Recomanar
Comentar
Comentaris (0)